Invasión poética: intervenciones artísticas, ensayísticas, performáticas.

 

octubre 2019

Durante los meses de invierno de 2019 el Galpón 11 sufrió una invasión poética anclada en intervenciones artísticas con foco en el dibujo como re significación del espacio arquitectónico. En una profunda búsqueda por propiciar el diálogo entre dibujo, animación y diversas expresiones artísticas, Modo Dibujo desembarcó con esta propuesta inspirada en la generación de trayectos de creación y aprendizaje que posibilitan el cruce con otros lenguajes.

El dibujo como poder creativo, como herramienta para transformar y producir a través de las múltiples texturas. Constructor y sostenedor de todas las disciplinas, el dibujo invita a crear, jugar.

¿Dijeron dibujo? Si, ese estructurador invisible de la producción artística que invita a recorrer un camino a siegas, esa línea incómoda motor de las primeras ideas.

Invasión poética alojó una propuesta ensayística perfomática destinada a estudiantes avanzados de danza y movimiento en formato de Workhop. De la mano de Augusto Zanella pusimos en marcha espacios colectivos de construcción colaborativa desplegando anamorfías en el piso, ampliando los límites del espacio de trabajo, proyectando a gran escala la imagen final construida entre todxs.

Poleas y manivelas coordinando un mecanismo de acción que juega con esculturas móviles biomecánicas. La invitación, un juego con alas y dibujos en gajos que manipulan cuerpos dóciles. Las alas en movimiento formando una performance colaborativa de activación pública. Porque las ideas si son colectivas, lucen mejor.

Dibujo y volúmen. ¿Escultura? Dibujo y volúmen, escultura. Con la creatividad de Valeria Traversa le abrimos las puertas a las múltiples dimensiones. Una escultura de papel Kraft, una pared texturada y el desafío de trabajar con texturas montadas a gran altura. En palabras de Valeria la invitación resulto una excusa más que interesante para el trabajo intergeneracional. La potencia del encuentro de múltiples saberes y experiencias muy diferentes, es la potencia del trabajo final.

El galpón 11 se tiño de azul, la ambientación en Vitraux descartables generó una sensación teatral y dramática. La filtración de luz solar mediada por el vitraux le dió un tono azulado al Galpón 11 a través del dibujo libre sobre vidrios.

¿Por qué sets sonoros? Por que la música hace las veces de inspirador para crear. Fiel compañera de los procesos creativos, pensamos la música como habilitadora de ambientes. Set sonoro y creativo. La creación se contagia, se comparte.

 

 

Ver todas